¡Déjate acompañar! Muchos son los llamados, pero pocos los acompañados

“Estoy seguro de que no estoy seguro”
31 mayo, 2021
Sinceridad en el proceso vocacional
5 julio, 2021

El Papa Francisco llama la atención para que haya entre nosotros una mística del encuentro 🤝, que permita que la persona se sienta valiosa 🥰, capaz de tomar decisiones ☺️ y ser ella misma desde Dios 😇. Por cuestiones de tiempo no podemos adentrarnos mucho en esta temática, pero es claro que el Papa nos propone desde su magisterio elementos interesantes para el tema del acompañamiento. A lo que queremos motivarlos en este pequeño espacio  👨‍💻. 

Desde el inicio de su ministerio el Papa Francisco nos está invitando a una pastoral del acompañamiento que pueda responder a las necesidades de los jóvenes de hoy 🤳. En la Exhortación Evangelii Gaudium habla directamente de la necesidad del arte de escuchar 👂. Dice: “Más que nunca necesitamos de hombres y mujeres que, desde su experiencia de acompañamiento, conozcan los procesos donde distinguir la prudencia, la capacidad de comprensión, el arte de esperar, la docilidad al Espíritu, para cuidar entre todos a las ovejas que se nos confían de los lobos que intentan disgregar el rebaño. Necesitamos ejercitarnos en el arte de escuchar, que es más que oír”. (EG 171). 

En el Sínodo dedicado a la juventud, también aparece con mucha fuerza 💪 🦾 el tema del acompañamiento y la escucha. En el mismo documento preparatorio al Sínodo ya estaba muy presente. En la Exhortación Apostólica Post Sinodal, Christus Vivit del año 2019, subraya el Papa la importancia de una pastoral del acompañamiento y escucha. Hay cierta carencia de personas expertas y dedicadas al acompañamiento. El “carisma de la escucha” que el Espíritu Santo 🔥 suscita en el seno de las comunidades, necesita un reconocimiento institucional para el servicio eclesial (Cf. CV 244). 

Nuestra Orden de Agustinos Recoletos está buscando la capacitación de sus religiosos para esta gran labor de la escucha 👂 y acompañamiento 👥 de nuestros jóvenes. Son muchas las iniciativas que van surgiendo en nuestra familia religiosa para que haya personas capacitadas para un acompañamiento adecuado. Lo primero 1️⃣ es escuchar, una escucha atenta y desinteresada; lo segundo 2️⃣ es hacer un discernimiento que busca comprender la persona en sus sueños, en sus anhelos más profundos y en sus inquietudes vocacionales; luego 3️⃣ intentar juntos direccionar la misma vida de acuerdo con lo que el Señor nos pide. 

Muchos jóvenes hoy necesitan ser escuchados. En medio de una sociedad llena de ruidos 🎮📱💻🔊, de turbulentas transformaciones, del miedo a la situación pandémica 💉🦠 que atravesamos etc; hace falta que ofrezcamos espacios de escucha y acompañamiento. 

Si pensamos 🤔 en la misma experiencia del joven Agustín, vemos la importancia de dirigirse a alguien que pudiera escucharle en sus inquietudes. La figura del obispo Ambrosio se convierte en un modelo ejemplar de pastoral de acompañamiento y por qué no decir, de discernimiento vocacional. 

Una pastoral de acompañamiento es una pastoral que no tiene miedo 😱 a entrar en el corazón 💞 de las personas, acoger sueños 🛌, enjugar lágrimas y encontrar posibilidades. El joven por el mismo hecho de ser joven quiere aventurarse, conocer nuevos horizontes. No podemos privar a los jóvenes del deporte más importante de todos, que es navegar hacia su interior  ❤️ . Creo que los jóvenes ya están incluso cansados de tanta superficialidad por las redes, en las relaciones interpersonales y actitudes de hostilidad. El joven busca modelos de seguimiento. 

Seguramente conocemos muchos jóvenes, o somos este joven, que necesita de un acompañamiento en su proyecto de vida. Muchos necesitan de alguien que no les juzgue, que no les rotule, sino que, con la misma mirada misericordiosa de Jesús, les haga sentir que Dios apuesta por ellos y les invita a algo más profundo que traiga un significado a su existencia.

Dejarse acompañar es, en definitiva, dejarse amar . Cuántos de nosotros necesitamos sentir una mirada de amor 😍, de comprensión 😊, de ayuda 🤲. Podríamos decir que escuchar es tocar suelo sagrado. El que escucha debe descalzarse 👣 delante de la tierra sagrada que es el otro, de manera que puedan acontecer poco a poco pequeños milagros al percibir que las lágrimas amargas se convierten poco a poco en gotitas de esperanza. 

San Agustín entiende el hombre como un peregrino del sentido último que es Dios. Muchas veces buscamos fuera de nosotros la felicidad, la realización como personas. Pero el joven Agustín, tan actual y real, nos dice que el camino se hace desde el corazón ❤️, que es lugar de encuentro.

Por fin, quisiera citar el discurso del Papa en México que nos habla de la necesidad de la “escuchoterapia” 👂, que me parece muy significativo: “Si ven un amigo o amiga que se pegó un resbalón en la vida y se cayó, anda y ofrécele la mano, pero ofrécesela con dignidad. Ponte al lado de él, al lado de ella, escúchalo, no le digas ‘te traigo receta’. No, como amigo, despacito, dale fuerza con tus palabras, dale fuerza con la escucha, esa medicina que se va olvidando: la escuchoterapia. Déjalo hablar, déjalo que te cuente, y entonces, poquito a poco, te va ir extendiendo la mano, y tú lo vas a ayudar en nombre de Jesucristo. Pero si vas de golpe y le empiezas a predicar, y a darle y a darle, pues, pobrecito, lo vas a dejar peor que como estaba. ¿Está claro?”. 

Y tú… ¿Te atreves a dejarte acompañar? 🤔😊

Comments are closed.