¿Te atreves?

Un corazón muy humano en un cuerpo de madera
13 enero, 2023

Hace un tiempo por recomendación de una buena amiga escuche la música 🎶 de un artista español, de todo su repertorio llamo mi atención una canción titulada “Uno x uno” yo la sentía como mía, pero no entendía el por qué 🤔. De tanto escucharla una y otra vez una frase atrapo mi corazón “es el deseo constante de amarte más -el deseo-¡qué palabra tan profunda! me recordaba insistentemente la vida de San Agustín y su deseo de Dios; lo entendí, esa canción comercial me hablaba de Dios.

Ser joven te va llevando siempre a tomar decisiones apresuradas, a ir contracorriente; ser el presente del mundo te sobrepasa, todo está por hacerse y Dios confía en ti, una confianza que da miedo, que te estanca por momentos 🙏.

Desear a Dios es entender que él nos ha regalado 🎁 una historia de amor ❤️, quiere que como jóvenes echemos raíces en tierra fértil; ciertamente no se nos ofrece un tutorial pero es su amor que te va llevando a dar frutos en lugares inimaginables. He sentido por momentos que  Dios me envía un WhatsApp, como un recordatorio de que esta entre mis amigos, que me quiere, me elige…

Gozar del llamado de Dios es arriesgado, debemos poner mucho en juego ¡y que complicado! 😰 Sobre todo cuando creemos que podemos comernos el mundo 🌎 sin antes preguntar «Señor, ¿Cuál es tu plan para mi vida?» créeme no es obligatorio que te hagas esta pregunta, aunque estoy segura que no conseguirás ser feliz si decides no discernir el plan perfecto que Dios tiene para ti, dice Francisco «Cuando el Señor 🕊 suscita una vocación no sólo piensa en lo que eres sino en todo lo que junto a Él y a los demás podrás llegar a ser».

Cuando te pienso sonrío después, así termina la canción 🎵 de la que les hable, eso experimento cuando pienso, deseo y siento el amor 🤍 incomparable de mi primer amor, el Dios de la vida.

Todo puede cambiar para quien espera en Dios, así que ¡Atrévete!