San Nicolás de Tolentino

Nuestro caminAR
15 enero, 2024
Nuestro caminAR
15 enero, 2024

San Nicolás de Tolentino y la belleza de la fe

Una bella imagen 🏞️ del artista mexicano Bernardo Ramonfaur se explica mucho mejor con poesía… porque de quien se trata es de un santo, auténtico poema en las yemas de los dedos de Dios. 🙏

“Si doy cuanto tengo, dirán que soy generoso, si doy cuanto valgo, dirán que soy abnegado, si doy cuando soy, dirán que soy héroe, pero si me doy a mí mismo, entonces seré santo”.

(cf. Miguel de Unamuno, “Adentro”).

San Nicolás de Tolentino fue generoso para compartir y repartir el pan 🍞, tan abnegado para atender a los enfermos, tan valiente para pensar solo en el bien de los demás… Pero, tan osado en el amor ❤️ que se ofreció a sí mismo sin otro interés que recibir aquel amor que Dios le quisiera regalar. Y fue tanto, que le bastó para toda una vida; ¡incluso para la eterna!

“Al cabo de los años he llegado a saber que en la naturaleza del milagro se funden lo fugaz y lo perenne. Tras su apariencia efímera, el milagro sigue viviendo en quien lo vio. Porque su luz transforma y ya no eres el hombre aquel que fuiste antes de que en tus ojos, de que en el fondo oscuro de tu ser fulgurase. No, la luz no se acaba, si de verdad fue tuya. Jamás se extingue. Está corriendo siempre. Mira dentro de ti, con esperanza, sin melancolía”.

(Eloy Sánchez Rosillo, “Las cosas como fueron”).

La estrella ⭐ en el pecho de san Nicolás habla del más grande de los milagros, de la fe, que es una luz tenue suficiente para caminar en el claroscuro de la vida humana. “Dime, Dios mío, que tu amor refulge detrás de la ceniza. Dame ojos que penetren tras lo gris la verdad de las almas, la hermosa desnudez de tu imagen: el hombre” (Dámaso Alonso, “Mi tierna miopía”).

“No dejes ir un día sin cogerle un secreto, grande o breve. Sea tu vida alerta descubrimiento cotidiano, por cada miga de pan duro que Dios te dé Dios, tú dale el diamante más fresco de tu alma”

(Juan Ramón Jiménez, “Eternidades”).

San Nicolás de Tolentino tiene la hondura de la mirada que le permite ver la luz ☀️ de Dios entre quienes se confunden en las tinieblas que duelen, y la frialdad que aniquila. Sabe acoger el secreto de las cosas sencilla de la vida, aunque el pan se duro.

“¡Tú eres belleza… Tú eres belleza”.

(San Francisco de Asís, “Alabanza al Dios Altísimo”).

San Nicolás de Tolentino prefiere el vuelo duradero de la perdiz 🐦‍⬛, que la fuerza vana de un alimento. Así como el santo prefirió siempre el vuelo de la libertad al goce de lo que ata, somete, esclaviza… Este es el secreto de la santidad que hay que desentrañar, que la verdad, la bondad, la libertad nunca se puede separar; todas ellas son aristas de la belleza de la fe.