Ella se hace presente

El culto a lo oscuro
30 octubre, 2022

Las presentaciones 🤝 son súper importantes: los amigos presentan a sus amigos, los padres presentan a sus hijos, cada uno se presenta a sí mismo. De hecho, no hay prácticamente un perfil en redes sociales en que no se presente a sí mismo aquel que lo creó o aquellos que lo crearon. El mundo de las relaciones va de presentaciones…

Resulta habitual que en los espacio abiertos de convivencia, las personas se conozcan entre sí porque alguien las presentó o las puso en contacto entre sí. Es una fórmula de cortesía y de buenos modeles hacer la presentación entre dos o más personas que no se conocen: “Te presento un amigo”, “te presento una amiga”.

La presentación es pues, algo importante para el mundo de las relaciones. Ahora bien, si la fe es una relación personal con Dios, ¿quién hace las presentaciones? Precisamente son las personas que conocen a Dios las que nos inician en la relación con él. Ya después dependerá de nosotros mantener o no la relación y el trato de amistad con él. 🫡

En la tradición del pueblo de Israel las presentaciones era también un momento importante: iniciar en la relación con el Dios de los padres; el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob. El Dios de la vida. Por lo cual, los papás cuidaban mucho aquellos momentos importantes propios de las tradiciones religiosas por las que se iniciaba a los hijos en la relación con el Dios de la Alianza.

De ahí que tengamos muchísimas escenas bíblicas donde los padres lleva a sus hijos a presentar al Templo de Jerusalén. Este es el caso de María y José que presentan a Jesús. Y el de los abuelos de Jesús, Joaquín y Ana, que presentan a la niña María al Señor en el Templo.

En la tradición cristiana también son importantes las presentaciones: los papás presentan a los hijos para el bautizo, los novios que se van a casar se presenta a la comunidad cristiana. De hecho, el día de la fiesta de la Presentación del Señor -02 de febrero- es costumbre en muchos lugares llevan a presentar a los niños recién nacidos.

Pues bien, la fiesta de la Presentación de la Virgen María al Templo es una de las fiestas más antiguas en la historia del cristianismo. La primera, desde luego, es la presentación del Señor. La fiesta de la Presentación de la Virgen María al Templo data de la mitad del siglo VI d. C., en torno al año 543.

Como dato interesante, es una fiesta propia de la tradición cristiana de Oriente. Corresponde a una de las doce fiestas más importantes del año litúrgico oriental. Y está muy presente en el arte y la iconografía de toda la cristiandad. De hecho, a raíz de esta fiesta se construyó la iglesia de Santa María de Nueva en Jerusalén (s. Vi d.C.). En la Iglesia católica de occidente se difundió como una devoción a partir del siglo XIV.

De esta fiesta sencilla pero entrañable, podemos sacar dos enseñanzas prácticas para nuestra vida; una sobre la unidad y otra, sobre el valor de las tradiciones familiares en torno a la fe. 🎯La unidad porque esta fiesta representa un apretón de manos entre dos parcelas de la única Iglesia de Cristo: la iglesia de oriente y la iglesia de occidente. Es bello pensar que las distintas culturas no son un obstáculo para vivir la comunión en Cristo. 🎯Y el valor de las tradiciones religiosos populares porque constituyen una manera sencilla y profunda de iniciar en las familias en la relación con Dios.

¡Feliz fiesta de la Presentación de la Virgen María!