El toque de Dios

Hagan lo que Él diga… …ya es hora!
26 marzo, 2020
Conversión de san Agustín. Un encuentro con el Amor.
24 abril, 2020

¿Será que Dios me llama?

¿Tengo vocación?

¡QUE GRAN MISTERIO!

Nada mejor que experimentar el toque de Dios que te llama a seguirle. Atención, es un llamado, es Dios quien elige, no es un proyecto con iniciativa humana.

El seguir a Dios en la vida religiosa o sacerdotal no es solo un proyecto personal, lo podría ser, pero como respuesta a la llamada de Dios, como lo hizo Abrahán (Gen. 12, 1-3). La iniciativa es de Dios, por eso es importante discernir con cuidado, tiempo y reflexión cual es la voluntad de Dios en nuestras vidas. Dios llama y él no tiene unos criterios comunes, Él elige a quien quiere, ¡es increíble!, tiene una característica muy propia para escoger a sus discípulos, que no la podemos entender. Con solo leer los Evangelios se percibe el detalle particular de cada llamada.
(1 Sam 3, 1-18. Lc. 6, 12-19. Mt. 4,18-20).

Todos estamos llamados a seguir a Jesús, a ser sus discípulos, a responder a la llamada universal de los cristianos “el bautismo”. Ahí comienza todo. Será un camino de perseverancia para configurarse poco a poco con Cristo. Cuando le seguimos y nos relacionamos con Él, podemos hacer nuestro discernimiento con más fundamento y entender “mejor” cuál es la voluntad de Dios en nuestra vida.

Si sientes el llamado de Dios, agradece, ora, y no pretendas dar saltos enormes, o quemar etapas, disfruta los momentos de y con Jesús, en tu familia, en tu parroquia, con tus amigos, en la universidad, en el trabajo…, y con el tiempo, podrás decir que has sentido el toque de Dios, y en concreto para una vocación particular en la Iglesia, como religioso y/o sacerdote.

Es un proceso de búsqueda y encuentro. Disfrútalo.

Un par de detalles: Dios habla en el silencio, no lo olvides; y ojo, con las voces equivocadas que nos pueden confundir.

Comments are closed.