Hermanas Agustinas Recoletas del Corazón de Jesús

Somos una Congregación fundada en Maracay, Estado Aragua, Venezuela el 01 de enero de 1901 por Mons. Justo Vicente López Aveledo, y la Madre María de San José, hoy primera beata venezolana; en medio de una historia muy concreta llena de grandes desafíos y dificultades. Juntos, siguiendo la moción del Espíritu Santo, fundaron, en medio de una pobreza extrema, el primer hospital de Maracay, sucedido que muchas obras en favor de los más pobres y necesitados.

Desde nuestros inicios la Congregación fue dando respuesta a la crisis social del momento, desde los valores evangélicos y desde el amor a Jesús eucaristía. Hoy por hoy, después de más de un siglo de existencia en el seno de la Iglesia, esta misión la llevamos adelante sostenidas por la Divina Providencia, la mano poderosa de Dios, que no desatiende el clamor de sus hijos.

A través de distintas formas, seguimos caminando a la luz de la fe al lado del que nada tiene y del que más nos necesita. Entre las diferentes obras de caridad que ejercemos se encuentran: apostolado social, apostolado educativo, medios de comunicación, ministerios de evangelización, atención sanitaria a las que se suma la atención espiritual a personas que lo solicitan en nuestras comunidades, visitas de hogares, de hospitales, barrios, botaderos de basura y cárceles; apoyo en la acción pastoral de las parroquias y escuelas públicas, la intercesión constante desde la oración y la adoración, las asambleas de oración… En fin, sería interminable la lista de acción espiritual y pastoral de nuestra familia religiosa.

Todo esto lo llevamos a cabo a través del carisma agustino recoleto que hemos recibido de nuestros fundadores y de la misión que la Iglesia nos confía, caminando cada día guiadas a la luz de la historia concreta que nos toca vivir en nuestra realidad social en nuestras obras y nuestras propias vivencias… con el único fin de glorificar a Dios por todo lo que hace por nosotras, con nosotras y a través de nosotras en el corazón del hermano necesitado.

 

Hna. Luisana Cruz
+0412-2020668

Hna. Isabel López
+0412-0123087

venyveras.arcj@gmail.com | siguiendoajesus_como_arcj@hotmail.com

Preguntas y Respuestas

¿Cómo sé si tengo vocación a la vida religiosa?
La vocación a la vida religiosa es un don de Dios. Él nos llama a su servicio y debemos atender a esa elección divina con alegría. El corazón enamorado siente ansias de agradar a Dios en todo, de vivir muy unida a Él y, como consecuencia de ese amor, se entrega en el servicio a los más pobres y necesitados, porque en ellos desea consolar ese corazón amante. Es necesario discernir, orar y descubrir dónde está nuestra verdadera misión, porque nadie es feliz en otra vocación a la cual no fue llamado. Sólo nos sentiremos plenos y felices, allí donde Dios nos ha soñado, donde nos ha dispuesto que le sirvamos. Decía nuestra Madre fundadora, la beata María de San José: La vocación verdadera, da fuerzas para todo.
¿Qué significar ser hermana agustina recoleta?
Somos hijas espirituales del gran padre y doctor de la Iglesia, San Agustín de Hipona y de la primera beata venezolana la Madre María de San José. Cultivamos las virtudes de la vida religiosa a través de la interioridad, la comunidad fraterna y la caridad al servicio de los pobres.
¿Cuál es el proceso de discernimiento?
Es un proceso de acompañamiento, personalizado, en el que se profundizará en la experiencia del amor de Dios y de la llamada. A través de entrevistas, encuentros, convivencias vocacionales, actividades congregacionales, expo-carismas y experiencias de vida (espirituales, comunitarias y apostólicas) iremos interpretando, orientando y purificando ese proyecto de Dios, según el estilo específico de nuestra Congregación, siempre abiertas a la acción del Espíritu Santo. El testimonio de vida y la formación juegan un papel importante en este proceso, en el cual la joven y el equipo de pastoral Vocacional, de común acuerdo y paso a paso, discernirán la realidad del llamado y la capacidad personal de la respuesta, según nuestro carisma de Hermanas ARCJ.
¿Qué pasos debo seguir para ingresar a la Orden?
Cuando una joven se acerca a nosotras o a través de este medio manifiesta tener vocación y quisiera ver más de cerca lo que somos y lo que hacemos las Hermanas Agustinas Recoletas, el primer paso es invitarle a una de nuestras comunidades para conocerle y charlar un poco con ella. Juntas veremos si realmente sus motivaciones para optar por la Vida Religiosa Agustina Recoleta, son válidas y si, en líneas generales, no presenta impedimentos para asumirla como la opción fundamental de su vida. Si la joven decide comenzar a caminar hacia su meta, se le pone en contacto con nuestras Promotoras vocacionales ya que son ellas quienes tienen la tarea de conducir los procesos de Acompañamiento Vocacional a las jóvenes, organizar para ellas encuentros, convivencias, experiencias de vida y jornadas de trabajo personal y grupal. Este proceso de discernimiento tiene como base la apertura y disposición del corazón.
¿Cuánto dura el itinerario de formación?
Las primeras etapas de formación (aspirantado, postulantado y noviciado) duran entre cuatro y cinco años. El juniorado (que inicia luego de la primera profesión religiosa) tiene un lapso de cinco a nueve años, según lo indicado en nuestras Constituciones. Creemos y apostamos por la formación de nuestros miembros a partir de un proceso personalizado, por lo cual a cada joven se le concede el tiempo y el espacio necesario para asumir la formación y el crecimiento personal propio de cada etapa.
Agustinos Recoletos