Frailes

La experiencia vital de san Agustín y la pasión renovadora de la recolección nos han inspirado para responder al llamado de servir a la Iglesia donde ella nos necesite. Ser agustino recoleto es aprender a amar a los más necesitados construyendo comunión, vivir como peregrino que busca la Ciudad de Dios en constante crecimiento personal y espiritual y trabajar con alegría y esperanza para hacer con todos una sola alma y un solo corazón dirigidos hacia Dios. 

Como religiosos buscamos vivir día a día el seguimiento de Cristo orientando nuestra vida con la vivencia de la castidad, que es un amor indiviso que se entrega a Dios y a la Iglesia; la pobreza, como seres dependientes en su totalidad de Dios Padre, viviendo en sencillez que nos ayuda a entregarnos sin ataduras; y la obediencia, escuchando la voz del Padre que nos pide responder con generosidad a la necesidad de la Iglesia en los lugares donde ella nos necesite y al servicio de los más necesitados.

En definitiva, somos corazones inquietos como tú que buscan vivir en plenitud el regalo que Dios Padre ha depositado en nosotros, nuestra vida; y lograr el preciado tesoro escondido por el cual venderemos todo, la felicidad. 

Intinerario Formativo Agustino Recoleto


 

Preguntas y Respuestas

¿Cómo sé si tengo vocación a la vida religiosa?
Nunca vamos a tener la certeza de lo que Dios quiere de nosotros, pero con diferentes acontecimientos, decisiones y encuentros, podemos discernir y descubrir que es lo que Dios quiere de nuestras vidas, no olvides que Dios es un Dios presente, y siempre nos pide respuestas nuevas. (1 Samuel 3) Después de un tiempo de discernimiento personal y un acompañamiento espiritual, es posible descubrir si todo es un invento personal o una llamada de Dios. Dios nos lo manifiesta en lo sencillo, con solo el deseo de preguntarse por la vocación, ya puede ser un signo de que Dios algo quiere contigo.
La vocación está muy ligada a nuestros sueños y a nuestros gustos, Dios nos llama a “x” vocación, y quiere que seamos felices, que vivamos al máximo y que lo que hagamos lo hagamos con amor, con pasión… tiene que gustarme el servir a los otros, para servir con amor.
¿Qué significa ser agustino recoleto?
Ser agustino recoleto, significa ser un hombre feliz, un cristiano activo y un religioso peregrino apasionado por Dios y por la vida. Es un estilo de vida y una forma de ser y servir en el mundo, según el ejemplo de san Agustín siguiendo los pasos del maestro Jesucristo.
¿Cuál es el proceso de discernimiento?
La palabra discernir está en relación con la palabra entender. Por lo tanto, en este proceso intentamos discernir o entender juntos qué es lo que Dios te esta pidiendo. Es un camino que lo hacemos en diferentes etapas, en las cuales ofrecemos un acompañamiento integral, pero cada etapa tienes sus énfasis.
Aspirantado, postulantado, noviciado, profesión simple…
¿Cómo puedo descubrir el llamado de Dios?
Si tienes el deseo o la inquietud personal, puede ser un signo claro de vocación. Con ese deseo se comienza un proceso de respuesta, y en ese proceso vas descubriendo si realmente esa es la vocación con la cual le quieres servir al Señor y la que él que ofrece como medio para vivir el seguimiento de Jesús. Algunas actitudes para ver si tengo vocación a la vida religiosa o sacerdotal, pueden ser: me gusta servir a los otros, me motiva el evangelizar, tengo compasión de los que necesitan, me gusta comunicarme con Dios, me gusta compartir en fraternidad de hermanos…
¿Cuánto dura el itinerario de formación?
El camino o itinerario de formación, tiene su inicio con tu “SI quiere seguirte señor”, después de esa decisión, te vuelves un peregrino que camina en formación diaria. La orden de Agustinos Recoletos, dividimos la formación en dos grandes etapas, la formación inicial (hasta la profesión solemne) y la formación de permanente (hasta que consigamos el boleto a la casa del Padre).
Agustinos Recoletos