Retiro vocacional “¿No sentíamos arder nuestro corazón? (Lc 24,32)”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.