Congregation of the Augustinian Recollect Sisters

San Agustín convirtió la ley de caridad fraterna de Cristo en el fundamento de sus comunidades, y especialmente la vida comunitaria como uno de sus distintivos. “¿Quiénes son los que viven como uno, excepto aquellos cuyas mentes y corazones son uno en Dios, que no reclaman ser dueños de sí mismos sino que comparten todo en común?” (Constituciones, Capítulo 1, Art. I # 3)

El estilo de vida agustino recoleto es una armoniosa combinación de contemplación y acción. Este procede de la doble finalidad de la Congregación: una conversión continua, unión frecuente con Dios o recolección; y una actividad apostólica, pastoral y misionera. (Constituciones, Capítulo 1, Art. II # 4)

La contemplación es una de las metas y actividades esenciales de las religiosas agustinas recoletas. También es un proceso de reflexión y oración, por el cual una hermana se esfuerza día a día a conseguir una mente y una voluntad dispuesta a la voluntad de Dios y de Jesucristo. (Constituciones, Capítulo 1, Art. II # 5)

Las Hermanas agustinas recoletas eligen participar en la misión de enseñanza de la Iglesia a través del Apostolado de la Educación. La Congregación está dispuesta, dentro de los límites de su capacidad, al llamado de la Iglesia a otras obras apostólicas de acuerdo con sus recursos y las necesidades más urgentes del pueblo de Dios como son: cuidar a los desafortunados en orfanatos, obras sociales y pastorales, dormitorios, casas de retiro, hogares para enfermos y ancianos y promover la liturgia de los adoración divina (Constituciones, Capítulo 1, Art. II # 6)

El carisma de la congregación es la contemplación que conduce al apostolado y siempre se vive y se hace desde la comunidad.

 

Sr. Cynthia Franco Camuta
Secretariat on Formation
scynthiafcamuta@yahoo.com

+09055458601 | +09425771361

Preguntas y Respuestas

¿Cómo sé si tengo vocación a la vida religiosa?
Quien está llamado a la vida religiosa descubre en su interior la inquietud de Agustín por Dios, la perseverancia de Mónica y el deseo de nuestras fundadoras, las Hermanas Talangpaz, de buscar constantemente a Dios, conocerlo, amarlo y servirlo a través de la vida fraterna en comunidad.
¿Qué significar ser misionera agustina recoleta?
Ser agustina recoleta es ser una amante de Dios y sus obras. Alguien que valora la amistad, la humildad, la perseverancia, la sencillez e incluso la alegría en las pruebas, enfermedades y sufrimientos.
¿Cuál es el proceso de discernimiento?
La persona que siente el llamado a ser una hermana agustina recoleta demuestra una inclinación a vivir en comunidad, con un profundo deseo de encontrarse con Dios en su vida y en la vida de los demás y está dispuesta a servir a la Iglesia donde Cristo le llame. Para ello ha de ser acompañada por una hermana agustina recoleta y una comunidad que le ayude a descubrir la forma en la que Dios llama a la candidata. Todo ello durante un proceso que nace desde la honestidad y sinceridad de la persona interesada.
¿Qué pasos debo seguir para ingresar a la Orden?
Para ser una hermana agustina recoleta, la candidata debe seguir el siguiente itinerario: Asistir a los encuentros vocacionales, comenzar un proceso personal y comunitario de acompañamiento para un conocimiento más profundo de su llamada, durante el cual se realizan visitas familiares para conocer el contexto completo de la candidata y finaliza con una entrevista con la directora de vocaciones de la congregación.
¿Cuánto dura el itinerario de formación?
Quien desea ser una hermana agustina recoleta se somete a un proceso continuo de formación. Ella debe seguir las diferentes etapas de formación que le ayuden a profundizar en su llamado: Aspirantado, Postulantado, Noviciado, Juniorado y finalmente la profesión solemne o perpetua, etapa que comprende la formación permanente en la vida religiosa.
Agustinos Recoletos